domingo, 2 de diciembre de 2012

abskdjkd

De los errores del pasado aprendí a no quedarme dormida, a relamerme los labios y mirar a las personas a los ojos.

De los tropiezos comprendí, que no todo camino es plano... tampoco sinuoso. 

Hoy sé, que el puerto seguro siempre lo encuentro dentro de mi, y que, si bien es cierto que el trayecto mejora notablemente cuando esta acompañado por un aroma conocido, es en nosotros, y en nadie mas, donde radican los elementos necesarios para portar siempre una sonrisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada